Los Discos del 2015. PABLO MENDOZA: Ashes & Sensations


El reconocido guitarrista venezolano Pablo Mendoza nos presenta su nueva producción discográfica en la parte final de este año 2015. Un álbum titulado Ashes & Sensations y el cual está disponible en formato digital. Con esta grabación de doce temas donde cinco de ellos forman parte del EP Ashes (2013), Pablo Mendoza nos muestra que su nombre es de peso internacional dentro del campo del rock, lo progresivo y la fusión con elementos de jazz y blues. Tengo la suerte de disponer de toda la discografía de este gran guitarrista y con cada álbum se va superando y ofreciendo obras donde la evolución como artista es evidente. Con Ashes & Sensations, donde además de Pablo Mendoza (guitarras, teclados, voz) participan músicos de alto calibre como Eduardo Sáez (batería), Juan Carlos Rondón (bajo), su compañero en Backhand, Adrián Van Woerkom (teclados), Luis Gonzáles (órgano hammond y rhodes en The midnight blues), Jorge Rojas (bajo en The midnight blues), Horacio Rodríguez Casal (saxo en Little wing), el mítico Carlos “Nené” Quintero (percusión en Intriga latina) y Stuart Hamm (bajo en Intriga latina), músico de gran prestigio que ha trabajado con Joe Satriani, Steve Vai, Frank Gambale, Steve Smith, entre otros.


Escuchar esta nueva producción discográfica de Pablo Mendoza es un verdadero deleite, desde el tema inicial Shall I ask her to come home? , el cual ha sido editado también como sencillo y donde se nota un estilo muy cercano al boogie rock, con una sección rítmica que sirve de perfecto acompañamiento a la guitarra solista y el excelente sonido que le imprime Adrian Van Woerkom al órgano. Un aspecto a destacar es la excelente vocalización por parte de Pablo Mendoza, demostrando que ya no sólo es un guitarrista de primer nivel sino que también puede destacar como cantante. Luego siguen cuatro temas instrumentales (Crash, Dropsrain, Gravity, Sensations) en formato de trío (Mendoza, Sáez y Rondón) y son piezas en donde aunque la guitarra asume el rol protagónico, Pablo Mendoza no cae en el juego de muchos guitarristas de tratar de extraer mil notas por segundo de su instrumento dejando un sabor de frialdad; por el contrario, alterna los solos con movimientos rítmicos,  dando esa sensación que te lleva mientras disfrutas el tema. En Dropsrain, Juan Carlos Rondón nos brinda un solo de bajo que pone en relieve su versatilidad con este mágico instrumento. En Gravity, Pablo Mendoza se atreve con algunos efectos vocales que le dan un toque bastante original al tema. Sensations tiene el sabor donde el jazz y el blues se fusionan de manera perfecta y la “limpieza” con la cual Pablo Mendoza acaricia la guitarra hace que el tema sea uno de los puntos más altos de la grabación. Seguidamente, Your bright eyes taught me to a smile nos vuelve a mostrar la calidad vocal de este gran músico venezolano en un tema con ritmo a balada con tonalidades bluesísticas y sonidos de rock sureño.


Nuevamente aparece Adrian Van Woerkom con el órgano y se puede decir que posee todos los ingredientes como para que se convierta en un clásico. The midnight blues es otra de esas piezas que te llegan, que se sienten, la presencia de un órgano Hammond que le da un toque particular al sonido de la canción y el uso del talkbox por parte de Pablo Mendoza le otorga connotaciones especiales y nos trae a la mente esos grandes solos de talkbox de Mike Pinera (Iron Butterfly en el tema Butterfly Bleu), Jeff Beck (You shook me con el super grupo Beck, Bogert & Appice) y especialmente el Do you feel like we do de Peter Frampton. Aunque se  titule Midnight blues, la canción no se centra en ese estilo y al lado de sonidos de hard blues, tenemos ritmos jazzísticos y elementos progresivos. Luego se pasa a Intriga latina, un tema acústico, con ritmos flamencos y un sonido que puede traer a la mente a genios como Paco de Lucía pero con la originalidad de Pablo Mendoza, quien demuestra que su virtuosismo con las seis cuerdas no se remite sólo a la guitarra eléctrica sino que también lo tiene hacia la acústica. El acompañamiento a la guitarra es perfecto y lo hacen dos genios: el gran Carlos “Nené” Quintero en la percusión y el bajista norteamericano Stuart Hamm. To whatever you say es otro tema donde Pablo Mendoza sigue con el rol de vocalista, además de encargarse de la guitarra y parte de los teclados. Un tema bastante rítmico y que puede ser otro sencillo del álbum. Los sonidos de sintonización de un radio buscando la mejor música que nos ofrezca el dial nos lleva a  Ashes, pieza donde se retoma nuevamente el formato instrumental.


El álbum finaliza con dos tributos: My Little Sebastian es una composición de Pablo Mendoza dedicada a su hijo, el pequeño Sebastián, donde él la interpreta solo con guitara acústica logrando trasmitir una gran sensibilidad producto de la fuente de inspiración que lo llevó a escribir esa hermosa melodía. El cierre del álbum llega con una de las interpretaciones más hermosas que he escuchado de un tema del maestro de maestros, Little wing de Jimmi Hendrix. Para este gran tributo, Pablo nuevamente lleva la voz cantante y lo acompaña Adrian Van Woerkom en los teclados y Horacio Rodríguez Casal en el saxo. La sucesión de solos de guitarra acústica, piano y saxo nos traslada a una dimensión donde el mismo Hendrix estaría orgulloso de esta gran interpretación.

En resumen, otro de los discos grandes del 2015 y que puede convertirse en uno de los esenciales dentro de esa gran historia que es el Rock Hecho en Venezuela.

Williams León

Comentarios